Asombró hasta a sus compañeros

  • ESPNDallas.com | 9 May, 2012

BALTIMORE -- Mike Adams, uno de los relevistas de los Vigilantes de Texas, sabía que estaba siendo testigo de un hecho histórico. Tan pronto el cuarto jonrón de Josh Hamilton impactó en el bullpen de los Orioles de Baltimore en Candem Yards, Adams pidió que le diesen la pelota. La guardó en su bulto, en un bolsillo seguro, y no podía esperar por dársela a Hamilton.

¿Quién sabe? Quizás pronto termine en el Salón de la Fama.

"Sabía que él la querría y no me iba a ir de allí sin conseguirla", dijo Adams, quién también guardó la pelota del tercer jonrón en su bolso. "Eso no es algo que pasa todos los días. Ser testigo de esto y poder tocar la pelota fue fantástico. Estábamos todos boquiabiertos".

Adams no fue el único pelotero de los Rangers que quedó impresionado después de la sensacional exhibición del martes. Después de todo, lo más cercano a Roy Hobbs que hay en las Grandes Ligas acababa de igualar los cuatro jonrones que también conectó el personaje de ficción en la conocida película "El Natural".

Pero, en realidad, el show de Hamilton fue más majestuoso. Lo único que faltó fue su propia banda sonora.

Los lanzadores tienen sus juegos perfectos y encuentros sin hits ni carreras. ¿Qué tienen los bateadores? Es posible que lo que vimos el martes sea lo más cercano a un juego perfecto que un toletero puede tener en las Grandes Ligas. Después de su cuarto jonrón, los casi 11.000 fanáticos que todavía estaban en Camden Yards le brindaron a Hamilton una ovación de pie. Muchos se marcharon después de eso, lo que demostró que se quedaron a esperar el quinto turno del jugador de los Rangers para ver si batearía otro jonrón. Hamilton hizo que la espera valiese la pena, aunque los Orioles perdiesen 10-3.

Hamilton estaba agradecido por haber tenido la oportunidad de vivir una noche como esa. Pero para ser honestos, sus compañeros parecían más impresionados que él mismo.

Lo pusieron en lo más alto del ya impresionante curriculum de Hamilton. No se olviden, Hamilton se robó el show en Yankee Stadium en el Derby de Jonrones en 2008. Fue su carta de presentación al país y dejó el universo del beisbol en shock. Fue el Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de 2010 gracias a sus jonrones, batazos oportunos y obligando al manager de los Yanquis, Joe Girardi, a darle cinco boletos intencionales en la serie, tres de ellos en el último juego. Hamilton fue el MVP de la Liga Americana en 2010 a pesar de perderse el último mes de la temporada.

Ha hecho un montón de cosas impresionantes, pero ninguna como dar cuatro jonrones en un juego. Y sus compañeros pudieron verlos desde distintos ángulos.

Adams y el resto de la tripulación del bullpen vieron como el tercer y cuarto jonrón cayeron muy cerca de ellos. Brincaron de un lado a otro cuando el último aterrizó.

"El tipo es un monstruo", dijo el abridor Derek Holland, quien todavía movía su cabeza asombrado. "Es increíble. No le ha podido pasar a un mejor tipo. Sentarse aquí y verlo fue sensacional. No podía creerlo".

"

Adams Eso no es algo que pasa todos los días. Ser testigo de esto y poder tocar la pelota fue fantástico. Estábamos todos boquiabiertos.

" -- El relevista de los Vigilantes Mike Adams sobre los 4 HR de Josh Hamilton
Usando un término de Michael Young, el dogout de los Rangers explotó cuando Hamilton hizo su último swing de la noche y se convirtió en el 16to pelotero en la historia de las Grandes Ligas que conecta cuatro jonrones en un encuentro. Young y Adrián Beltré estaban cerca del círculo de espera y se miraron a la cara diciendo lo mismo: "Santo cielo".

Mientras tanto, Elvis Andrus tuvo el envidiable trabajo de trotar alrededor de las bases delante de Hamilton en cada uno de los cuatro cuadrangulares. De hecho, Hamilton tiene ahora cinco jonrones de dos carreras en sus últimos seis turnos -el primer pelotero en hacer eso desde que Shawn Green lo hizo para los Dodgers entre el 23 y el 24 de mayo de 2002- y Andrus ha estado en base en cada uno de ellos.

"Soy su amuleto de la suerte", dijo Andrus. "El turno en el que no me embasé, dio un doble. Cada vez que estuve en base la sacó del parque. Fue divertido. Increíble. Después del primer swing pensé que la iba a sacar esa última vez. Me dije, 'No la lances cerca del plato'. Lo hizo, y la sacó".

Beltré, sin embargo, dice que él es el amuleto de la suerte. Es el único pelotero en el clubhouse de los Rangers que puede decir que ha sido compañero de dos de los últimos tres peloteros que han conectado cuatro jonrones en un juego. Él estuvo allí cuando Green tuvo su gran noche. Incluso bateó uno, tal como lo hizo el martes. Pero esta vez, al igual que aquella, nadie quería preguntarle sobre su jonrón.

"Di un cuadrangular y un sencillo y siento que no hice nada", dijo Beltré, quien tiene en su currículum un juego de tres jonrones en el cuatro encuentro de la Serie de División de 2011. "Pero está bien. Me gustaría sentirme así cada día si él hace eso todos los días".

Beltré sabe que hubiese pasado si Hamilton hubiese tenido la oportunidad de ir a batear una sexta vez.

"No tengo dudas de que probablemente hubiese bateado otro jonrón", dijo el pelotero dominicano.

Varios jugadores tuvieron problemas tratando de ver la hazaña en perspectiva.

"No sé qué pensar", dijo Mike Napoli. "Es un talento natural. Es increíble. No sé qué decir".

Young dijo que era la mejor exhibición individual de un bateador que había visto en persona.

"Desde el primer turno podías darte cuenta que estaba encendido", dijo Young. "El primer pitcheo, de un tipo que no ha visto en todo el año, es una curva. Y la bota. Ahí es cuando sabes que está viendo bien la pelota".

"Por supuesto que estoy sorprendido. Uno no espera que alguien de cuatro jonrones. Si alguien es capaz de hacerlo, es Josh y quizás otro manojo de tipos. Uno no espera eso en las Grandes Ligas. Es fantástico".

El departamento de coach de los Rangers, un grupo de astutos veteranos, sonrió con el hecho de que el beisbol siempre tiene una forma de mostrarte algo nuevo, aún cuando has visto décadas de juegos.

"Nunca vi algo como eso", dijo el coach de banca Jackie Moore, quien tiene 73 años y está en su 55ta temporada en el beisbol profesional. "Que un individuo pueda hacer eso es impresionante. Uno está sentado ahí con la boca abierta".

Después del juego, el manager Ron Washington estaba ocupado revisando los turnos en su mente, sonriendo mientras pensaba en ellos. Evidentemente estaba feliz por Hamilton.

"Nunca vi algo así", dijo Washington. "Sólo en televisión. Nunca vi a alguien pegarle a la pelota de esa manera como él lo hizo esta noche".

"Él lidia con unos demonios que nosotros no conocemos y que en ocasiones salen a flote y tienes que pelearlos, también. Pero esta noche estaba claro. Estaba claro en su forma de pensar y viendo la pelota y poniendo la cabeza del bate sobre la zona. Fue increíble".

David Murphy estaba agradecido por haber sido parte de ello.

"Es la cosa más sabrosa que he visto hacer a un individuo en un parque de pelota", dijo Murphy. "Aunque estaba del otro lado, fue impresionante ver a Albert Pujols conectar tres jonrones en un juego de Serie Mundial. O a Adrian Betltré batear tres en un juego de playoffs. Pero cuatro es tan raro. En este momento, me siento como un niño de ocho años que acaba de salir del estadio después de ver la cosa más fenomenal de todas".

Creo que todo el mundo se siente así, David.

Tell us what you think!

Take Survey Now » No Thanks »